Este proyecto creativo es una forma de comunicar con los otros y de aportar un granito de arena a la forma de consumir. El ganchillo y el punto forman parte de la Slow Fashion, una forma eco responsable de consumir y convivir.